sábado, 6 de febrero de 2010

el tallaje en las prendas de ropa.


No hay nada más frustrante que probarte tu talla y descubrir que no te vale. Seguro que hasta a la vigilante más sexy de la playa le ha ocurrido entrar en una tienda y ver que su talla 38 de toda la vida se había convertido en la 36, por obra y arte de la etiqueta. Por detrás, siempre escuchamos la misma frase por parte del dependiente: “No te preocupes, es que este fabricante da poca talla”,

Esta situación afecta psicológicamente a muchas mujeres, les supone la euforia o el bajón depresivo.Algunas firmas son generosas y consiguen que una mujer de la 40 entre en una 38, y viceversa. Esta práctica la niegan tajantes en el sector. Según una de las cadenas más importantes de ropa de este país.

Cada uno de los cerca de 5.000 fabricantes de confección que hay en España se ciñe a patrones propios y los va modificando en función de la demanda. Así lo cuentan en la Federación Española de la Confección (FEDECOM).

Lo cierto es que la mayoría de escuelas de patronaje se manejan con tablas de medidas antiguas, como prueba que a una 38 le corresponden 80 centímetros de pecho, 64 de cintura y 92 de cadera y sólo 1,56 de estatura. Vamos, ni que fuéramos Kylie Minoge.


chaoooo

2 comentarios:

  1. Al final es verdad que te terminas comprando la ropa mas a ojo que a talla...en fin
    besssos

    ResponderEliminar
  2. Pues que chulo ¿no? es una idea estupenda!!

    ResponderEliminar